lunes, 24 de noviembre de 2014

Ensalada de pollo y champiñones


INGREDIENTES

Pechuga de pollo cocida, sin piel ni indeseables, cortada en cubitos, 2 tazas
Champiñones al natural, escurridos y cortados por la mitad a lo largo, 1 frasco mediano
Morrón verde, en cuadraditos, 1 cucharada
Morrón rojo, en cuadraditos, 1 cucharadas
Blanco de apio, picadito, 1 taza
Bolitas de melón, 2 tazas
Mayonesa, ½ taza
Jugo de limón, 1 cucharada
Sal y pimienta, a gusto
Clara batida a nieve, 1
Crema de leche, batida espesa, 2 cucharadas
Papas fritas importadas (esas que parecen papas pero que no lo son y sin embargo dan ganas de que lo fueran), cantidad necesaria
Perejil picadísimo, para espolvorear


PREPARACION

  1. Ponga en un bol los daditos de pollo, los champiñones, el apio, el morrón rojo y el verde.
  2. Mezcle la mayonesa con el jugo de limón, sal y pimienta.
  3. Incorpórele la clara batida a nieve y la crema de leche.
  4. Vierta sobre los ingredientes y mezcle. Tape y estacione en la heladera.
  5. En el momento de servir, mézclele las bolitas de melón, salpique con el perejil y adorne los bordes del bol con un cordón de papas fritas, bien paraditas.



domingo, 23 de noviembre de 2014

Pan Alejandrina






Ingredientes para el pan:

Esponja de levadura:

Harina, 2 cucharadas
Levadura prensada, 15 gramos
Leche tibia, ¼ de taza
Cucharadita de azucar,1

Masa:

Harina, ¼ de kilo
Manteca (mantequilla) fria, cortada en trocitos asi de chiquitos, 50 gramos ( o margarina)
Huevos 2
Sal , 1 cucharadita
Pimienta blanca molida,1 cucharadita.

Varios:

Semola o harina de maiz, 1 cucharada
Manteca derretida para pintar el pan

Preparaciòn:

Esponja de levadura:

1. Disuelva la levadura en la leche tibia.
2. Agregue la cucharadita de azùcar y las dos cucharadas de harina. Bata con un batidorcito (o tenedor… bah!) hasta que se formen globitos en la superficie. Tape y deje en sitio tibio hasta que todo se hinche como “una esponja” ( visto con ojos de cocinera imaginativa…)

Masa:

1.Coloque todos los ingredientes sobre la mesa: la harina, la manteca en trocitos, los huevos, la sal , la pimienta, la “esponja de levadura”…y una todo hasta obtener un bollo! Si hiciera falta , agrèguele un poco màs de harina o leche. Debe quedar una masa tierna.
2.Castigue la masa sobre la mesa, con bronca, como si quisiera encontrar un modelo perfecto para candidato de las proximas elecciones.
3.Cuando la masa estè suave y blandita, y usted todavia crispada de bronca…stop!
4.Coloque la masa en un bol, pìntele la frente con aceite y pòngala a leudar en un sitio tibio hasta que duplique su volumen (la masa, se entiende…)
5.Vuelque la masa leudada sobre la mesa, aplàstela un poco y luego amàsela y dèle forma de pan gordito (tipo alemàn o pan flauta gordo de los de antes). Acuèrdese de afinarle las puntas.
6.Coloque el pan sobre una placa para horno untada con margarina ( o sobre papel vegetal para horno) y espolvoreada con harina de maiz (o semola o harina…bah!). Y esta vez no le haga tajos en la panza pues, si no, al cortarlo en tajada llorarà lagrimas de “bruschetta” (al llegar a los cortes, las tajadas se desmigajaràn…).
7.Tape el pan con un polietileno, flojamente, y dèjelo en sitio tibio hasta que estè bien hinchadito.
8.Cocìnelo en horno moderado al principio y caliente despuès hasta que estè doradito y crujiente.
9.Si quiere, al retirarlo del horno pìntelo con manteca o margarina derretida.
10.Dèjelo enfriar muy bien sobre una rejilla antes de cortarlo.

Paso bàsico para armar las bruschettas:

Corte el pan en tajadas de 1 cm de espesor. Fròtelos con ajo o unte la miga (para que no se rompa) con ajo triturado (poco, porque el “nuevo” , pica mucho!!) Rocie las tajadas con aceite de oliva y tuèstelas en el horno, solo en la superficie (coloquelas en el grill o prime restante, a fuego fuerte). Retìrelas, cubralas con trocitos de mozzarella , previamente remojada en agua y escurridas y dèles un golpe de horno hasta que el queso se funda.

Para decorar las bruschettas:

-Champignones cortados finos y salteados en manteca con ajo, perejil y sal a gusto, y en la base en vez de mozzarella, provolone fundido.
-Pimientos rojos asados, pelados , condimentados, aceitunas negras y anchoas arrolladitas.
-Tomates cortados en trocitos ( o tomatitos cherry cortados en cuartos), cuadraditos de mozzarella fresca , todo condimentado con sal, pimienta negra molida, hojas frescas de albahaca y…

...unas lagrimitas felices de aceite extravirgen de oliva. Requeteglup!


sábado, 22 de noviembre de 2014

Frutillas a la pimienta



Pedí la carta, recorrí los títulos y pregunté: “¿Algo rico?”… El mozo, con voz confidencial y segura, me respondió: “Frutillas a la pimienta”… Acepte, curiosa. Al segundo, instaló una mesita auxiliar junto a la nuestra, con un bol de cristal, frutillas, 3 licores distintos, un molinillo de pimienta negra… Tal despliegue no podía quedar en el anonimato. Entonces, comencé a preguntar… Antonio, santiagueño de pura cepa (y gastronómico con ganas de catapultarse a otros niveles) me explicó generosamente, paso a paso, su versión creativa: “Ponga en un bol una generosa porción de frutillas maduras, espolvoréelas con un poco de azúcar y aplástelas con una buena porción de helado de crema americana, hasta que todo se convierta en una especie de ‘mousse’. Entonces agréguele un cabezazo de Marrasquino, otro de Cointreau y un tercero de Grand Marnier. Por último, el toque mágico: ¡pimienta negra, molida en el acto!”. Resultado: Una integración de sabores realmente deliciosa. ¡Viva Santiago!...




Versión 2:


INGREDIENTES

Helado de crema americana, ¾ de kilo
Frutillas maduras, limpitas y cortadas en tajaditas, 300 gramos
Azúcar impalpable o molido, 4 cucharadas
Marrasquino, un “cabezazo” como si fuera en colectivo esquivando baches
Cointreau, un “cabezazo” como si frenara de golpe frente al bache
Grand Marnier, un “cabezado” como si no hubiera visto el bache
Pimienta negra, molida en el acto… hasta que cada porción parezca “pecosa”

PREPARACION

  1. Ponga las frutillas en un bol grande y espolvoréelas con el azúcar. Trate de deshacerlas con un tenedor.
  2. Coloque sobre ellas el helado y siga aplastándolas con el utensilio que quiera, poniendo cara de chef importado, hasta que el helado, al mezclarse con las frutillas, parezca una mousse.
  3. Llegado a este punto, déle a la mezcla los tres cabezazos: de Marrasquino, de Cointreau y de Grand Marnier.
  4. Sirva en cremeritas, moliendo sobre cada porción una lluvia finita de pimienta negra.

IMPORTANTE: Prepare este postre a la vista de sus comensales… ¡y los aplausos se oirán hasta el Primer Mundo!


viernes, 21 de noviembre de 2014

Cocina para todos






Agregaría en el colegio secundario, como materia práctica obligatoria: ¡cocina! Pero no para fabricar chefs, eh, sino simplemente clases de cocina de todos los días para enseñar a comprar y manipular distintos ingredientes y aprender a preparar los platos básicos que nos gustan a los argentinos: milanesas, hamburguesas, pizzas, huevos fritos, churrasco a punto… ¿Qué dice? ¿Que las escuelas deberían tener un laboratorio especial de cocina? ¡Paparruchadas! ¿Quién piensa en “cocina gourmet”? Lo que enseñaríamos es “cocina de verdad”. Entusiasmo, una cocinita que funcione, buenas recetas y unos utensilios básicos serían los instrumentos necesarios para sacarnos las ganas de aprender. Y, por supuesto, un buen profesor o profesora con recetas fáciles e infalibles que despierten el interés de todos. ¡Claro que los chicos se entusiasmarían! Porque la cocina tiene mucho de magia. La olla, la sartén o el horno ofician de galera del mago y es asombroso como los ingredientes que se le confían en base a una buena receta se convierten en un manjar inesperado. Por supuesto… el mago o la maga tienen que ser de primer nivel para que los trucos salgan a la perfección… Y a la vez deben ser fáciles, para que los alumnos puedan realizarlos con éxito. ¿Un ejemplo? Mezcle 1 taza de leche condensada con 3 tazas de avena arrollada gruesa, 1 taza de nueces peladas y picadas más 100 gramos de pasas de uva sin semilla. Distribuya la pasta en montoncitos espaciados entre sí, sobre placas enmantecadas y enharinadas. Y cocínelas en horno bien caliente hasta que los bordecitos de cada masita se doren. Retire la placa del horno y deje enfriar allí las masitas. Recién entonces despéguelas cuidadosamente con espátula y ¡glup! Aunque si tiene ganas de trabajar más… ¿qué tal si le pintamos la base con chocolate cobertura? ¿Le gusta la idea? Diría Campoamor: “Con tal que yo lo crea… ¿qué importa que lo cierto no lo sea?”.




jueves, 20 de noviembre de 2014

Tarta de nuez



La última tarta de nuez que ensayé merece, realmente, ¡10 puntos! Borre la balanza de sus pensamientos y sígame: primero que nada, forre una tartera con la masa de siempre: 100 gramos de manteca, 1 yema, 3 cucharadas de azúcar, 2 de vinagre y “casi” 1 taza de harina común. Recuerde que, como se trata de una masa muy blandita, deberá estirarla dentro de la tartera, presionándola con la punta de los dedos enharinados. ¿Lista? Pínchela entonces con un tenedor, píntela con la clara sobrante y póngala a cocinar vacía en el horno, hasta que esté sequita pero no dorada. Entonces retírela y rellénela con la siguiente mezcla: ½ taza de manteca batida con 1 taza de azúcar, mas 3 huevos batidos con ¾ de taza de miel (o kero), ½ cucharadita de sal, 1 cucharadota de esencia de vainilla y 1 ½ taza de nueces molidas. Paso final: cocínela en horno moderado hasta que esté firme y la superficie bien doradita. Y una vez a punto, enfríela muy bien antes de devorarla.

miércoles, 19 de noviembre de 2014

Conserva de atún casera




Cómo se hace

Lave 1 kilo de atún blanco (o caballa) cortado en rodajas, colóquelas en una cacerola y cúbralas con 150 gramos de sal gruesa. Vierta abundante agua y lleve al fuego

Cuando hierva, baje el fuego a mínimo y cocine... 3 horas (leyó bien: ¡3 horas!). Agregue cada tanto chorritos de agua caliente para evitar que la sal se concentre.

Pasado ese tiempo, escurra el atún sobre repasadores limpios puestos sobre una tabla. Déjelos hasta el otro día.

Cambie los repasadores por otros secos, dé vuelta el pescado y déjelo escurrir hasta el día siguiente.

Quíteles a los trozos de atún la piel, grasa y huesitos que tengan y acomódelos en frascos de boca ancha previamente esterilizados. Agregue en cada frasco una hojita de laurel y unos granos de pimienta.

Cubra con un buen aceite y cierre herméticamente. Conserve en la heladera.

Utilícelo para hacer empanada gallega (foto), tomates rellenos, tartas o cualquier plato que lleve atún.

martes, 18 de noviembre de 2014