miércoles, 5 de octubre de 2016

Bizcochuelo sin gluten







El otro día vi a una criatura llorar porque había aumentado el precio de los chocolates y no le alcanzaban sus pesitos para comprarla. Su madre le dijo: “No comas más chocolatines. Comé pochoclo que es más barato”. Después, ese mismo chico vio a su mamá darse una panzada de bombones con sus amigas. Y se echó a llorar. Y tiró el pochoclo que estaba comiendo. Nadie, salvo Confucio, supo entenderlo: “Si las personas que ocupan posiciones inferiores no tienen confianza en los de arriba, el gobierno del pueblo es una imposibilidad”. Hay chicos que lloran no porque no les compren chocolatines, sino porque no pueden comerlos porque son celíacos.

Por fortuna, muchas empresas ya han incluido el logo “Libre de T.A.C.C.” (léase libre de trigo, avena, cebada y centeno). Yo quise contribuir para que hoy, el día en que celebramos la independencia de la Patria, nadie se quede sin festejar comiendo algo dulce. Esta receta va dedicada a Ernestina, la hija del “Tano”, un querido amigo de mi nieto, a la que hace poco le descubrieron celiaquía. Espero que a partir de ahora forme parte de su recetario. Eso sí, les recuerdo que la harina de arroz se encuentra generalmente en las dietéticas y no en el almacén de barrio. Piedra libre para este bizcochuelo que es tan rico.

Bizcochuelo libre de TACC

Tamice 3 veces 1/3 de taza de harina de arroz junto con 1/4 de taza de azúcar.
Bata aparte 4 yemas hasta que tomen color clarito. 
Agrégueles la ralladura de 1 limón y siga batiendo. 
Aparte bata las 4 claras a nieve. 
Vierta las claras sobre el batido de yemas. 
Espolvoréelas con la harina de arroz tamizadas con el azúcar.
Una todo y vierta en molde enmantecado y espolvoreado con fécula de maíz. 
Cocine en horno suave.


domingo, 2 de octubre de 2016

Pancitos de manteca



Algo rico para compartir y los secretos de la levadura para una masa a punto

A esta altura del verano escucho más de una vez: “Lo que mata es el calor”. Sinceramente creo que cada estación tiene su encanto. A falta de aire acondicionado o pileta, siempre hay un ventilador, un abanico o quizás jugar con la manguera en el patio con los nietos.

Como reza el refrán: “Al mal tiempo, buena cara”. No nos quejemos tanto y disfrutemos más de la vida, aunque haga frío o calor. Claro que mi alma de cocinera me lleva a pensar en quién podría decir “Lo que mata es el calor”: la levadura. Cuando trabaje con levadura recuerde que el fermento desempeña el rol de un obrero, cuyo trabajo consiste en “levantar la masa”. Como todo obrero, su trabajo será excelente si lo realiza en un medio tibio, agradable (en lugar de “medio” léase “agua”).

¡Hay que evitar que la masa fracase por falta de leudado!En síntesis: la levadura prensada (la que llamamos fresca), siempre exige disolverse en un medio tibio. Del mismo modo que la masa, una vez armada, deberá leudar en un medio con temperatura agradable. Incluso, si usted no la usa enseguida, podrá estacionarla en la heladera y el fermento no se arruinará.

¿Que por qué hablo tanto de la levadura? Porque tengo una recetita simple que le permitirá utilizarla para llenar la casa con ese delicioso “olor a pan caliente”.

Pancitos de manteca

1 Mezcle 1 cucharadita de azúcar, otra de harina y 50 gramos de levadura.

2 Agregue 1/4 de taza de agua tibia y deje que se convierta en una “esponja”.

3 Mézclele 1/2 kilo de harina, 1 cucharadita de sal y 60 gramos de manteca blanda.

4 Agregue la leche tibia como para formar un bollo tierno. Amase y deje leudar la masa tapada.

5 Divídala en bollitos y deje leudar nuevamente.

6 Cocine en horno bien caliente.






sábado, 1 de octubre de 2016

Masitas Ojito (Pepitas)


Harina, 1 taza panzona
Yema, 1
Azúcar, 2 cucharadas con “pancita”
Manteca blanda, 100 gramos
Ralladura de 1 limón
Agua, 1 cucharada
Vinagre, 1 cucharada
Mermelada roja, un poco


1. Coloquen sobre la mesa la yema, la manteca, el azúcar, el agua, el vinagre y la ralladura de limón. Aplasten todo con un tenedor, hasta que parezca una crema... ¡igualita a la que se pone en la cara la señora de al lado, ¡para borrarse las arrugas!
2. Una vez hecha la “crema”, agreguen la harina mientras amasan rápidamente para unir todo en un bollo tierno. Si la masa se pegotea, agréguenle un poquito (pero poquito... ¿eh?) más de harina.
3. Debe quedar una masa así de lisita y tierna.
4. ¡Ahora comienza lo divertido! : Tomen una pequeña porción de masa y, suavemente, sobre la mesa enharinada, amásenla dándole forma de rollo de unos 3 centímetros de diámetro, aproximadamente.
5. Corten el rollo (enharinando siempre el cuchillo) en rodajitas de 2 centímetros de ancho. Enmantequen y enharinen una placa para horno para ir “acostando” los trocitos de masa. Eso sí: dejen un espacio entre cada masita, porque luego al cocinarse se hinchan y pueden pegotearse.
6. Ahora enharínense bien un dedito y húndanle el centro a cada rodajita de masa, como si quisieran marcarle el ombligo (pero sin agujerear la masa). Luego rellenen cada pocito con un poco de mermelada. Poquito, ¿eh? Porque si no con el calor del horno la mermelada se infla y desborda. ¡Y a mí no me gustan las masitas manchadas!
7. Sólo resta cocinar las masitas unos 10 minutos, aproximadamente, en horno caliente, hasta que estén apenitas doradas. Única recomendación: probarlas recién  cuando estén bien frías. ¿Saben cómo quema la mermelada caliente?


viernes, 30 de septiembre de 2016

Canapés de mar




mo se hacen:

Quíteles la corteza a 12 rodajas de pan, divida cada una en 2 rectángulos y tuéstelos de un solo lado. Reserve.

Escurra 1 lata mediana de atún en aceite, póngalo en un bol y mézclele 1 cucharadita de jugo de cebolla y 2 cucharadas de crema de leche batida espesa. Pruebe y rectifique el sazonamiento a gusto. Reserve.

Cocine 2 huevos duros y pártalos al medio. Separe las claras de las yemas y píquelas por separado (lo más finito que se pueda). Unte la parte tostada del pan con la pasta de atún. Cubra la mitad de cada canapé con la clara picada y la otra mitad, con la yema. Para delimitar ambos colores use una tirita de morrón al natural en lata (con una latita alcanza y sobra). Decore el centro de cada canapé con una rodajita de aceituna rellena.

A la misma base de pan, puede agregarle unas hojitas de rúcula, una cucharadita de queso crema saborizado con eneldo o ciboulette picada.
Decorar con camarones.



jueves, 29 de septiembre de 2016

Tortita de chocolate

  

Dicen que lo bueno viene en envase chico... Esta tortita es una demostración de que, a veces, los dichos populares encierran una gran verdad. ¿La hacemos? Después de todo, si le gusta, puede multiplicar las cantidades y darse el gusto por partida doble... Vale la pena el intento. 

 






Lo que lleva

Chocolate, 90 GRAMOS
Manteca, 90 GRAMOS
Agua, 1/4 DE TAZA
Yemas, 3
Esencia de vainilla, 1 CUCHARADITA
Azúcar, 3/4 DE TAZA
Harina, 1/4 DE TAZA
Claras, 3
Molde, enmantecado y enharinado, 1 DE 20 O 22 CENTIMETROS DE DIAMETRO 


Varios

Crema chantillí, apenas azucarada, para acompañar cada porción, A GUSTO (OPTATIVO)
Frutillas o virutas de chocolate (¡o ambos!), IDEM  





1 minuto

Para comenzar, coloque los 90 gramos de manteca, el chocolate y el agua indicada en una cacerola pequeña. Deje cocinar sobre fuego suave. Mezcle continuamente, con una cuchara de madera, hasta que el chocolate y la manteca se fundan. Una vez que ambos ingredientes estén derretidos e integrados, retire la cacerolita del fuego y reserve la preparación.







3 minutos

Casque 3 huevos y separe, como usted sabe, las yemas de las claras. Ponga las 3 yemas en un bol y reserve las claras, ya las vamos a utilizar. Agrégueles a las yemas los 3/4 de taza de azúcar y bata con batidor de alambre (o eléctrico) hasta obtener una crema. Siga batiendo mientras le incorpora el chocolate fundido que dejó reservado en el paso 1. Sigamos...








6 minutos


Una vez listo el batido, perfúmelo con la esencia de vainilla y vuelva a mezclar con la cuchara de madera. Unale luego el cuarto de taza de harina y mezcle bien hasta que la harina pierda su identikit (¡Usted me entiende...!). Aparte, en un bol bien limpio bata las 3 claras reservadas hasta obtener el punto de nieve (acá sí que le conviene usar el batidor eléctrico).






7 minutos

Vierta las claras a nieve sobre la preparación de chocolate. Mezcle ambas pastitas con movimientos suaves y envolventes, utilizando una espátula o la cuchara de madera. De esta manera, al mezclar, se integran los ingredientes y, a la vez, se airea la preparación para lograr una masa bien esponjosa. Vaya precalentando el horno en moderado.








50 minutos

Vierta la pasta en un molde chico desmontable, previamente enmantecado y bien enharinado. Cocine la torta en horno moderado entre 40 y 50 minutos, aproximadamente. Desmolde la tortita directamente sobre la fuente donde piensa servirla y ofrezca cada porción con un copo de crema chantillí y un montoncito de frutillas azucaradas. ¡Glup...!










 

martes, 27 de septiembre de 2016

Sopa de puerros






El puerro es un vegetal nutritivo, de precio accesible, ideal para hacer una sopa con acento francés.

Hasta el siglo XIX, el puerro era considerado en Francia como el “espárrago de los pobres”. Allá por los años ‘50 y ‘60, sólo se tenía en cuenta como un complemento de sopas y pucheros. Ahora, muchos chefs lo incluyen como ingrediente importante en algunas de sus creaciones porque es barato, sabroso y acompaña muy bien a otros productos caros, equilibrando el precio de los mismos.

Un dato curioso de este vegetal: los antiguos griegos castigaban a los niños azotándolos con las fibras verdes del puerro, mientras les decían (en griego, por supuesto): “Porque te quiero te aporreo”. Y así surgió el famoso dicho. Los franceses inmortalizaron este vegetal en su famosa sopa vichyssoise, receta que a continuación le paso, escrita “a mi manera”. Hago esta salvedad porque seguramente me lloverán cartas y mensajes, especialmente de descendientes de franceses, que objetarán algún paso o ingrediente. Pero la cocina es creación y recreación.

A propósito, en este momento, el sol que pega en la ventana de mi “cueva de trabajo”, atraviesa una esfera de cristal, de esas facetadas que venden en los negocios orientales y llena de colores mi escritorio. A pesar del invierno gris, la habitación se llena de rojo, naranja, amarillo, verde, azul. ¡Es como vivir rodeada de arcoiris! Los colores se posan también en mi máquina de escribir. Siento que una extraña energía me invade. Y me dan ganas de darle un puntapiés a la rutina y, de una vez por todas, vivir lo que me resta de vida sin tener que rendir cuentas a nadie.

Vichyssoise

1. Preparación y cocción

Saltee en 2 cucharadas de manteca la parte tierna de 3 puerros picados, junto con 1 cebolla picada. Agregue 4 papas cortadas en daditos y 1 litro de caldo (caserito). Tape la cacerola.

2. Fuera del fuego

Cuando las papas estén cocidas retire del fuego, entibie y tamice todo. Súmele 250 centímetros cúbicos de crema de leche, sal, pimienta y nuez moscada.

3. Presentación

Sírvala fría o caliente en cazuelitas espolvoreada con ciboulette picadita. Lo tradicional es servirla fría pero… ¡recién estamos terminando julio!




lunes, 26 de septiembre de 2016

Coulis de tomates frescos







Hoy estoy un poco afrancesada... ¡Pardon! ¿Quiere saber qué es un "coulis"? Voy a traducírselo en mi idioma: ¡un juguito con aspiraciones de salsa!

Ingredientes

Tomates bien maduros, 1/2 kg
Sal, a gusto
Hierbas frescas (orégano, estragón, albahaca, tomillo, perejil o las que le gusten más), picaditas, 2 cdas.
Jugo de 1 limón
Azúcar, 1 cdita. (tamaño café)
Sal y pimienta, a gusto

Preparación

1. Sumerja los tomates en agua hirviendo, déjelos 2 minutos, escúrralos y pélelos. Córtelos por la mitad y presiónelos ligeramente mientras los sacude enérgicamente (boca abajo, claro está...) para quitarles las semillas y el exceso de jugo.

2. Córtelos en cubitos y escúrralos bien.

3. Procéselos junto con las hierbas, el jugo de limón, el azúcar y la sal y pimienta a gusto.  ¿Imagina qué licuado más esplendido? Más aún si lo llama "coulis"... Coulis crudo, especial para acompañar una terrine fría.



domingo, 25 de septiembre de 2016

Torta bombón






De chocolate, con una cobertura muy dulce

La masa se enriquece con trocitos de chocolate para taza derretidos y se bate mucho. Va a horno caliente hasta que la superficie esté crujiente y el interior cocido pero húmedo. Se recubre de dulce de leche y merenguitos.


Ingredientes

Manteca, 200 gramos y extra para el molde
Chocolate para taza cortado en trocitos, 300 gramos
Huevos, 4
Azúcar, casi 2 tazas
Harina, una taza y extra para el molde
Dulce de leche, un pote chico
Merenguitos, una taza (o amarettis, si lo prefiere…)


Preparación


1. Coloque la manteca en una fuente para horno, apoye sobre ésta los trocitos de chocolate y llévela a horno suave para que se derrita.
2. Ponga los huevos y el azúcar en un bol y bátalos hasta que la mezcla haga globitos. Si el chocolate se derritió,  mézclelo, agréguelo al batido y siga batiendo.
3. Únale ahora la taza de harina y siga batiendo con ganas y fabricando globitos.
4. Enmanteque generosamente un molde y cúbrale el fondo con un disco de papel manteca enmantecado y enharinado. Vierta la mezcla en el molde.
5. Cocine la torta en horno caliente hasta que la superficie esté crujiente y la masa cocida pero húmeda (unos 30 a 40 minutos, controle con un palillo).
6. Desmolde la torta directamente en la fuente donde la va a servir.
7. Una vez fría, unte la superficie con dulce de leche de repostería.
8. Cúbrala con merenguitos o pequeños amaretti.




sábado, 24 de septiembre de 2016

Pancitos ultrarrápidos


Y ahora, si me permite… ¡me voy a la última fila a cocinar! ¡Marchen unos pancitos ultrarrápidos!... Mezcle 2 cucharadas de margarina derretida con 1 cucharadita de sal, 2 cucharadas escasas de azúcar y1 taza de agua tibia. Échele de golpe 2 y ½ tazas de harina tamizadas con un sobrecito de levadura en polvo instantánea, ¡y listo! Una sin amasar, haga leudar, moldee los pancitos, póngalos en placas enmantecadas y, cuando estén hinchaditos… ¡al horno caliente, hasta dorar! ¡Glup!


viernes, 23 de septiembre de 2016

Dulce de berenjenas



Esta vez, Blanca Cotta propone alejar a las berenjenas de los escabeches y tartas. Una apuesta dulce.

Si bien la época de las berenjenas suele ser el verano, la magia de los tiempos actuales hace que las encontremos en la verdulería del barrio en casi todas las estaciones. Las hay violetas, de color blanco y también jaspeadas. Las de color violeta tienen sabor más intenso. ¿Cómo elegirlas? Deben tener la piel brillante y la pulpa, al tacto, tensa. Deseche las que tienen la pulpa blandita y la piel arrugada. Para limpiarlas, córteles el cabito y los sépalos (las hojitas, ¡bah!).

Lávelas bien. Pélelas o déjelas con cáscara, según indique la receta. Use preferentemente un cuchillo de acero inoxidable para evitar que se oscurezcan, porque poseen mucho hierro. Hoy ya no es necesario, una vez peladas, dejarlas reposar en un colador, espolvoreadas con sal, para que eliminen el sabor amargo. Gracias a la evolución de los cultivos… ¡las berenjenas de ahora no son “amargadas”!

Claro que es difícil quitarse la costumbre de seguir haciéndolo. Finalmente, estos vegetales admiten cualquier tipo de cocción. Eso sí, tenga en cuenta que la pulpa es sumamente tierna así que cuide la cocción para que no se le pasen.

Esta vez vamos a dejar descansar a las berenjenas de los escabeches, las tartas o las berenjenas a la napolitana. Las vamos a convertir… ¡en dulce de berenjenas! No frunza el ceño y haga la prueba, aunque sea con una cuarta parte de las cantidades de la receta.

Seguramente, no se arrepentirá. Anímese con esta frase de Friedrich Nietzsche: “¡Sé audaz! ¡Es el momento! La mirada fría y serena. Estás perdido si crees en el peligro”.

Dulce de berenjenas

1. Quítele el cabito a 1 kilogramo de berenjenas y córtelas a lo largo.

2. Hiérvalas con cáscara en agua con sal hasta que estén tiernas pero no deshechas.

3. Escúrralas, hágales incisiones en la pulpa y hunda en ellas trocitos de nueces.

4. Prepare un almíbar flojo con 1 kilogramo de azúcar, 1 y 1/2 litros de agua y jugo de 1/2 limón.

5. Sumerja las berenjenas, hierva 5 minutos y apague el fuego.

6. Repita la operación todos los días hasta que las berenjenas estén cristalinas y el almíbar, espeso.



jueves, 22 de septiembre de 2016

Merenguitos simples


Ingredientes

Claras, 3
Sal, un poquitito
Azúcar, 9 cucharadas (al ras)
Azúcar impalpable tamizada, para espolvorear


PREPARACION

  1. Ponga las claras en un bol, cuidando de que no tengan ningún vestigio de yema. (Esto puede hacerle fracasar el batido).
  2. Bátalas hasta que tomen punto de nieve. Esto se reconoce cuando las claras están firmes (como espuma de jabón en polvo…) y, al “cortarlas” con un cuchillo, la hoja de éste sale sin adherencias.
  3. Llegado a este punto, vaya agregando el azúcar de a cucharaditas, mientras continua batiendo hasta incorporarla toda.
  4. Una vez incorporado el azúcar, siga batiendo hasta que el merengue haga picos bien duros y se ponga brillante. (Si tiene batidora, ¿qué espera para usarla?)
  5. Distribuya el merengue en copitos sobre placas enmantecadas y enharinadas, usando manga con boquilla ancha de picos, o simplemente distribuyéndolo por cucharaditas.
  6. Espolvoree cada merenguito con un poco de azúcar impalpable tamizado (o molido… ¡bah!).
  7. Colóquelos en horno mínimo. Si el “mínimo” de su cocina fuera demasiado fuerte, deje la puerta del horno entreabierta.
  8. Olvídese de los merenguitos hasta que se noten bien sequitos por fuera y empiecen a tomar un color rosadito (¿usted los ve tostados?).
  9. Para no sacarlos prematuramente, cuando crea que estén hechos retire uno con una espátula, déjelo enfriar y recién entonces pártalo: debe estar totalmente seco, sin ninguna gomosidad. En caso contrario déjelos en el horno más  tiempo.
  10. Cuando están a punto, al más simple toquecito los meringues se desprenderán rápidamente de la placa.
  11. Sírvalos  solos o unidos de a dos con dulce de leche o crema chantilly y mitades de cerezas al maraschino, o con la crema que más le guste.
  12. Si no los usa en el día, guárdelos en frascos o latas bien cerradas.



martes, 20 de septiembre de 2016

Carré glaseado



Para los que aman, como yo, la cocina práctica, tengo lo que llamo un plato de resistencia: fácil de hacer y realmente delicioso. Se trata de un carré de cerdo con un toque de distinción: el glaseado con miel y azúcar negra. Para triunfar en el intento y quedar como los dioses.




Lo que lleva


Carré de cerdo deshuesado, 1 Y ½ KILO
Sal y pimienta, A GUSTO
Panceta ahumada magra, en tajadas, 100 GRAMOS
Ciruelas tiernizadas y descarozadas, 8 (APROXIMADAMENTE)
Mostaza, 3 CUCHARADAS
Azúcar negra, ½ TAZA
Miel, 3 CUCHARADAS
Jugo de naranja, ½ TAZA Y CANTIDAD EXTRA SI FUESE NECESARIO


Varios

Papas medianas, hervidas con piel, 4
Harina, CANTIDAD NECESARIA
Aceite, PARA FREIR




7 minutos

Extienda el carré sobre una tabla y sazónelo a gusto con sal y pimienta negra recién molida. Ahuéquele el centro, todo a lo largo, clavándole una cuchilla. Rellene el hueco con las ciruelas descarozadas y previamente envueltas en las tiras de panceta. Presione bien el relleno para que quede compacto.




10 minutos

Cierre las aberturas del carré con palillos de madera para que el relleno se mantenga apretadito en el centro de la carne. Unte el carré por todos sus lados con la mostaza. Acomódelo en una fuente para horno bien enmantecada. Adhiérale el azúcar negra a la superficie cubierta con mostaza.

 


100 minutos

Rocíe la cubierta de azúcar negra con la miel indicada. Vierta en la asadera el jugo de naranja. Cocine el carré en horno caliente 1 hora y media, salseándolo de a ratos durante la cocción para que resulte bien glaseado. Si la carne se secara demasiado, agregue en la asadera jugo de naranja extra.


 


105 minutos

Una vez cocido el carré, retírelo de la fuente y deseche los palillos de madera. Córtelo en rodajas (el grosor es a gusto del consumidor), acomódelas en una fuente y vierta sobre ellas toda la salsita de la cocción. Acompáñelo con unas papitas crocantes, hechas como le indico en el siguiente paso.


 

120 minutos

Pele las papas hervidas y córtelas en bastones de 2 cm de grosor. Rebócelos con harina. Caliente el aceite y fría las papas hasta dorarlas de ambos lados (recuerde que ya están cocidas). Escúrralas sobre papel absorbente y sálelas en el momento de llevarlas a la mesa acompañando el carré.







lunes, 19 de septiembre de 2016

Pan sin sal


¿Nos vemos? ... Mientras, ¿hacemos un “pan sin sal” rapidísimo para gratificar a todas las suegras con “presión emotiva”? Tamice ¼ kilo de harina junto con 1 sobrecito de levadura instantánea, hágale un hueco en el centro y coloque allí 1 cucharada de aceite. Una todo sin amasar mientras le incorpora 2/3 de agua tibia (una masa re-tierna y grumosa). Póngala en un bol, tápela, hágala leudar como siempre… ¡o siga el método que le cuento en el texto que sigue! Una vez duplicada la masa, moldee los pancitos, déjelos leudar nuevamente y… ¡al horno caliente hasta que estén apenas dorados!




domingo, 18 de septiembre de 2016

Matambre relleno con queso y puerros


Es común pensar que el queso encerrado en un matambre es un prófugo en potencia. Verdad. Alguien dijo una vez que “todo prisionero es un predicador de libertad”. Pero otro alguien más (NOVALIS) se le ocurrió sentenciar: “La libertad es como la fortuna: perjudicial para unos, útil para otros…”
            Para que el queso no se escape al hervir el matambre y el matambre no se sienta un fracasado, he aquí varios detalles para tener en cuenta: a) antes de acomodar las tajadas de queso sobre la carne, píntelas con huevo batido y páselas por pan rallado; b) una vez arrollada la carne, cosa todos los bordes libres; c) Una vez cosido y atado con piolín, envuelva el matambre en un lienzo, bien ajustado, y átele fuertemente los extremos y la “cintura”.


INGREDIENTES

Matambre de ternera, 1
Queso de bajas calorías, en tajadas finitas, 250 gramos
Sal y pimienta, a gusto
Ajo picadito, 3 dientes
Laurel triturado, 2 hojas
Albahaca picada, 1 cucharada
Perejil picado, 1 cucharada
Vinagre, a gusto
Puerros tiernos, picaditos, 6 (libres de hojas duras)
Zanahoria rallada, 1 taza
Huevos duros, 2 (picados)
Huevos frescos, 2
Pan rallado, cantidad necesaria
Ensalada de juliana de lechuga, para acompañar


PREPARACION

  1. Quítele al matambre el exceso de grasa y los pellejitos duros que pudiera tener.
  2. Déle forma regular y sazónelo con sal y pimienta.
  3. Cúbralo con un picadillo hecho con el ajo, el perejil, la albahaca y el laurel (o los aromáticos que desee).
  4. Rocíelo con vinagre y déjelo así 2 horas.
  5. Extienda el matambre con todo su adobo sobre la mesa.
  6. Pase las tajadas de queso, una por una, por 1 huevo batido y cubra con ellas al adobo, superponiéndolas.
  7. Mezcle el puerro picadito con la zanahoria rallada y los dos huevos duros. Sazone a gusto y ligue con el otro huevo fresco.
  8. Extienda este relleno sobre la capa de queso.
  9. Arrolle el matambre, sin presionar demasiado.
  10. Cosa todos los bordes libres para encerrar bien el relleno.
  11. Envuelva el matambre en un lienzo, apretándolo bien. Hágale una ligadura fuerte en los extremos y una o dos en la parte central.
  12. Coloque el matambre así preparado en una olla, cúbralo con agua y agréguele algunas hierbas aromáticas y sal.
  13. Haga hervir despacio, de 1 hora y media a dos (o más) según el tamaño y calidad de la carne, hasta que al presionar el “paquete” éste se hunda con facilidad.
  14. Escúrralo, póngalo en una fuente, tápelo con la tabla de picar y sobre ésta ponga un peso, a fin de prensarlo y permitir que suelte el exceso de líquido que absorbió durante la cocción.
  15. Al cabo de ½ hora quítele el prensado y el lienzo.
  16. Déjelo en la heladera hasta que se enfríe bien.
  17. Sírvalo en tajadas, acompañando con juliana de lechuga y si desea, “mayonesa dietética”.

Fuente: Recetario Santa Rosa


sábado, 17 de septiembre de 2016

Bocaditos de coco


INGREDIENTES

Manteca (otro sustituto: NO!), 100 gramos
Azúcar negro, ½ taza
Harina leudante, ½ taza

CUBIERTA

Huevo, 1
Azúcar negro, ½ taza
Esencia de vainilla, 1 cucharadita
Harina leudante, 1 cucharada
Coco rallado, 1 taza

PREPARACION
  1. Mezcle con las manos la manteca junto con el azúcar negro y la ½ taza de harina leudante, hasta obtener una pasta.
  2. Aplástela sobre una placa enmantecada y enharinada, dándole forma rectangular (o cuadrada) y un espesor de 1 cm.
  3. Cocine en horno moderado 10 minutos.
  4. Retire del horno.
CUBIERTA
  1. Mezcle el huevo con el azúcar negro, la esencia de vainilla, la cucharada de harina leudante y el coco rallado. Le quedara un granulado húmedo.
  2. Extiéndalo en forma pareja sobre la masa que retiró del horno.
TERMINACION
  1. Vuelva a colocar la masa en horno moderado hasta que la cubierta se funda y al tocarla se note sequita.
  2. Retire del horno, enfríe y divida en cuadraditos.

viernes, 16 de septiembre de 2016

Cóctel Alexander

  • Ponga en la coctelera 1 cucharada de hielo tamizado, junto a 1 y ½ medidas de gin.
  • También ponga en el recipiente ¾ de medida de crema de cacao y ¾ de medida de crema de leche.
  • Agite la coctelera para mezclar muy bien todos los ingredientes.
  • Cuele en una copa apropiada.
  • Espolvoree la superficie con con apenitas de cacao en polvo.
  • ¡Sirva corriendo!



jueves, 15 de septiembre de 2016

Postre de locura



¿Volvemos a la cocina a soñar con un postre de locura? Derrita 100 gramos de chocolate con 50 gramos de manteca, entibie y agréguele 3 yemas. Luego aplaste 1 cucharada de harina con 50 gramos más de manteca y agréguelo a lo anterior. Aparte, bata 3 claras a nieve y, cuando lleguen a este punto, agrégueles 100 gramos de azúcar impalpable mientras sigue batiendo. Paso final: una este merengue a la mezcla de chocolate, vuelque en un molde enmantecado y enharinado de 20 cm… ¡y cocínelo a baño de Maria en el horno hasta que esté firme, pero húmedo! Sólo cuando este frío desmóldelo y adórnelo – si quiere – con chantilly y rulos de chocolate.





miércoles, 14 de septiembre de 2016

Torta increíble



Ingredientes:

Manteca blanda 100 gr. - 1 taza de azúcar - 1 huevo - ½ taza de leche - 1 taza de harina - 1 ½ cucharaditas de polvo para hornear (Royal) - 1 cucharadita de esencia de vainilla - 1 taza de nueces picadas - 1 taza de infusión de café - 1 taza de azúcar negra - ½ taza de cacao dulce instántaneo (nesquik)



Preparación:

Bata la manteca con el azúcar, continúe batiendo mientras le agrega la leche de a poco. Ponga la escencia de vainilla. Aparte tamice la harina con el polvo para hornear. Mezcle las nueces picadas. Unir esta mezcla al batido de manteca. Vierta el pegote e una budinera de 22 cm (la que se usa para flan) profunda y muy enmantecada pero sin enharinar! Aparte (y aquí viene el gran detalle) Frote el cacao con el azúcar negro hasta mezclarlos muy bien. Cubra con esta mezcla la torta cruda que esta en la budinera. Por último vierta sobre esto el café hirviente. Cocinar en horno moderado de 45 min. a 1 hora. Una vez cocida retire el molde del horno e invierta el molde sobre una fuente algo profunda, déjelo sin retirar unos 5 minutos. Entonces sí, retirelo cuidadosamente. 

martes, 13 de septiembre de 2016

Ravioles suabos



Ingredientes

Masa 

Harina, 2 y 1/2 tazas
Aceite, 1 cucharada
Sal, 1 cucharadita (tamaño café)
Huevos, 2
Agua tibia, cantidad necesaria

Relleno

Espinacas cocidas muy exprimidas y picadísimas, 2 tazas
Carne de cerdo cocida, desengrasada y picadísima, 2 tazas
Cebolla picadísima, 3 cucharadas panzonas
Manteca, 1 cucharada
Sal, pimienta y nuez moscada a gusto (no se olvide de la nuez moscada que es la que le da un gustito especial...)

Varios

Salsa de tomates bien condimentada
Queso rallado


Preparación

Masa 

1. Coloque la harina sobre la mesa en forma de anillo.
2. Ponga en el centro la sal, el aceite y los huevos.
3. Una los ingredientes agregándoles gradualmente un poco de agua tibia, hasta obtener un bollo tierno.
4. Castigue la masa repetidas veces sobre la mesa, como si entendiera de golpe frases que la angustian. Por ejemplo: "ya no sos la misma de hace cuarenta años...".
5. Cuando la masa esté lisita y elástica, tápela y déjela descansar sobre la mesa 1/2 hora mientras prepara el relleno.

Relleno

1. Derrita la manteca y rehogue en ella la cebolla.
2. Agréguele las espinacas bien picaditas y saltéelas.
3. Retire del fuego y mézclele la carne de cerdo cocida y picadísima.
4. Mezcle todo con las manos (¡ajjj!) para que los ingredientes se integren bien (¿vio que no lleva huevos el relleno?).
5. Sazónelo a gusto con sal, pimienta y nuez moscada.

Armado y cocción

1. Estire la masa por partes, con mesa y palote bien enharinados, dejándola bien pero bien finita.
2. Córtela en cuadrados de 8 cm por 8 cm (no sabía que los suabos eran tan bocones...). Estire y corte del mismo modo el resto de la masa.
3. Distribuya una buena porción en el centro de cada cuadrado de masa, humedezca con agua los bordes y ciérrelos en forma triangular (¿por qué los ravioles van a ser siempre unos cuadrados?). Presione muy bien los bordes: ¡único secreto para que no se abran al hervir!
4. Ponga a hervir abundante agua con sal y un chorrito de aceite.
5. Cuando el agua rompa el hervor, eche por tanda los "ravioles" y, cuando floten y vea que transparentan el relleno, escúrralos con una espumadera y vaya colocándolos, sin encimar, en fuentes para horno untadas con un poco de salsa de tomates bien condimentada.
6. Proceda así para cocinar los otros ravioles.
7. Cubra los ravioles cocidos con más salsa de tomates preparada, salpique la superficie con queso rallado y póngalos a gratinar en el horno bien caliente.



lunes, 12 de septiembre de 2016

Centolla a la King





Ingredientes

Carne de centolla, 1 y 1/2 taza
Champiñones frescos, 1 taza
Manteca, 2 cdas.
Morrón, en cuadraditos, 1
Cebollita de verdeo, picada, 2 cdas.
Caldito de verduras, 1 cubito
Huevos duros, picaditos, 2
Salsa crema, 1 taza
Salsa inglesa, 1 cdita.
Queso rallado, 6 cditas.
Pan rallado, 3 cditas.
Manteca derretida, para rociar
Camarones, 18
Pimienta, a gusto

Preparación

1. Lave los champiñones, córtelos en tajaditas verticales y póngalos en una cacerolita junto con las 2 cucharadas de manteca, el mórron, la cebollita de verdeo y el cubito de caldo desmenuzado.
2. Tape y coloque sobre fuego suave hasta que los champiñones suelten su juguito y tomen color crema. Vuelque en un bol.
3. Mézclele la carne de centolla, desmenuzada, y los huevos duros picados.
4. Ligue con la salsa crema y sazone a gusto con la salsa inglesa (si hiciera falta), y pimienta a gusto.
5. Distribuya la mezcla en coquilles o cazuelitas chatas, espolvoree la superficie de cada una con el queso rallado previamente mezclado con el pan rallado, rocíe con manteca derretida y gratine en horno bien caliente.
6. Al retirarlas del horno, si está en sus posibilidades... ¡adorne el centro de cada cazuelita con 3 ó 4 camarones!


sábado, 10 de septiembre de 2016

Peceto con sorpresa





El peceto es un corte que no tiene desperdicio. Esta vez lo cocinaremos con un valor agregado: un relleno de huevos duros y panceta, y una salsita enriquecida con el aroma de 3 pimientas, verde, rosa y negra. Y como guarnición, unas torrecitas de papa y queso... ¡impresionantes!

 

Lo que lleva

 

Peceto tierno 1
Huevos duros 2
Sal y pimienta A GUSTO
Panceta ahumada magra, en tajadas 150 GRAMOS
Aceite 2 CUCHARADAS
Manteca 70 GRAMOS
Ajos triturados 4 DIENTES
Caldito de verdura 1
Vino blanco seco 1/2 TAZA
Agua 1/2 TAZA
Pimienta negra 1/2 CUCHARADITA
Pimienta rosa 1/2 CUCHARADITA
Pimienta verde en grano IDEM
Romero 1 RAMITA
Fécula de maíz 1 CUCHARADITA

Lo que llevan las torrecitas

Papas 1/2 KILO
Queso rallado CANTIDAD NECESARIA
Manteca derretida IDEM
Sal y pimienta A GUSTO
Crema y harina CANTIDAD NECESARIA

 

Como se hace


PASO 1 (5 MINUTOS)

Quítele al peceto la grasa, cuerito y todo indeseable que encuentre en el camino. Sazónelo a gusto con sal y pimienta negra de molinillo. Hágale un tajo a lo largo, de 1 centímetro de profundidad, y vaya rotando el filo del cuchillo hasta desenrollar la carne en una sola pieza. Le va a quedar un rectángulo que, extendido, parecerá un matambre. Reserve.

 

PASO 2 (10 MINUTOS)

Cocine y pele los huevos duros. Déjelos enfriar y envuelva cada huevo con 5 o 6 tiritas de panceta ahumada magra, encimándolas entre sí. Coloque los huevos duros en hilera, en el centro del peceto "charqueado". Empiece a enrollar la carne, envolviendo los huevos duros. Sujete la terminación con palillos para que no se abra. Reserve.

 

PASO 3 (20 MINUTOS)

Derrita la manteca en una cacerola amplia junto con el aceite. Coloque el peceto y vaya girándolo para que se dore por todos lados, a fuego fuerte. Baje la llama e incorpore los ajos triturados. Rehóguelos unos segundos y agregue el caldito desmenuzado, el agua, el vino blanco, las pimientas negra, verde y rosa y también el romero.

 

PASO 4 (80 MINUTOS)

Deje hervir todo despacito, con la cacerola tapada, aproximadamente de 45 a 60 minutos, hasta que la carne —al pincharla— se note cocida y bien tierna. Escúrrala de la salsa, deseche los palillos y reserve. Cuele el fondo de cocción y llévelo al fuego nuevamente. Añada la fécula diluida en un poquito de agua y cocine hasta que la salsa espese.

 

PASO 5 (95 MINUTOS)

Vuelva a poner la carne en la cacerola y manténgala a fuego mínimo. Sírvala en tajadas, con su salsa y estas torrecitas de papa: Rellene moldecitos individuales, enmantecados, con rodajitas finísimas de papa espolvoreadas con sal, pimienta, apenitas de harina y alternadas con manteca derretida y queso rallado. Complete con crema y hornee hasta dorar.


   



 



 

viernes, 9 de septiembre de 2016

Galletitas crocantes (receta incompleta)




Para que papá grite el gol más dulce de su vida

No hay mejor regalito que el que hacemos con nuestras propias manos. Y hoy es un día especial para que mamá y los chicos enciendan el horno y se pongan juntos a trabajar para agasajar al rey de la casa.

Ya se ha hecho una costumbre ver televisión mientras saboreamos algo rico. Y si "eso rico" tiene que ver con nuestras pasiones... ¡mucho mejor! Hoy te proponemos sorprender a papá con unas galletitas que tienen los colores del escudo de su club de fútbol favorito: ¿Boca? ¿River? ¿Racing? ¿Independiente? ¡Quilmes! Acá va una fórmula fácil y rica para hacer galletitas crocantes, que no se deforman al cocinarlas; y también la receta del glasé real para bañarlas y decorarlas. ¿Qué cuál es el mi equipo preferido? ¡Quilmes! Pero... ¿la verdad? ¡Todos los colores son importantes, con tal que Argentina gane el Mundial! ¿Le explicamos a mamá cómo hacerlas para que ella te dirija en la cocina?


INGREDIENTES

PARA LA MASA: 100 gramos de manteca blanda 3 cucharadas de azúcar Una yema Una cucharadita de ralladura finita de limón o esencia de vainilla Una cucharada de vinagre 2 cucharadas de agua Una taza de harina... y algo más.

EL GLASE REAL: Una clara 250 a 300 gramos de azúcar impalpable tamizada Una cucharadita (tamaño café) de jugo de limón.

EL BAÑO DE GLASE: Una clara Una cucharada sopera de azúcar 2 cucharadas (ídem) de agua.